El Papa no recibió a Sebastián Piñera y se limitó a saludarlo despectivamente


Todos quieren una foto con el Papa Francisco. Y el electo presidente chileno, Sebastián Piñera, quiso algo más. Tener una breve reunión con el Pontífice. Creía que era su derecho, ya que entra en los cánones de la diplomacia. Pero el Papa Francisco se negó a esa entrevista.
No una, sino dos veces, Piñera recibió el no. El propio canciller chileno, Heraldo Muñoz, trató de suavizar el rechazo diciendo que el protocolo no lo permitió. Pero sonó a excusa encubierta.
El Papa Francisco saludaba a diversas autoridades en el Palacio de La Moneda, a su llegada a Chile. Cuando llega el turno del saludo a Piñera y su mujer, Cecilia Morel, el Pontífice se mostró frío, pero unos pasos más adelante mostró gran efusividad para saludar al ex presidente Ricardo Lagos y a la esposa de éste, Luisa Durán.
El ex secretario general de la OEA y ex ministro de Estado, José Miguel Insulza, consideró que sería un error que el Papa no se reúna con el presidente electo Sebastián Piñera.
“Piñera es el Presidente Electo, por lo tanto, el Papa debe reunirse al menos 5 minutos con él. Además, es una muy mala señal que no se reúna con las víctimas de abusos”, consideró en declaraciones concedidas a la radio.
“Lo cortés no quita lo valiente, sería un error que el Papa no se reúna con Sebastián Piñera. El Santo Padre, como jefe de estado debe recibir al Presidente Electo, porque el Estado chileno tiene relaciones con el Vaticano y el Gobierno de este caballero tiene que entenderse con él en dos meses más”, agregó.
En cambio al narcomunista Maduro lo cubrió de bendiciones.