La Generalitat robó información personal para el "referéndum" ilegal del 1-O

La Generalitat encargó a la empresa DxC Technologies, a la que había adjudicado un contrato de 62 millones de euros, la aplicación informática para realizar el escrutinio del referéndum de independencia del 1-O. Y para ello utilizó ilegalmente los datos del censo de población que el Instituto Nacional de Estadística (INE) facilita al Departamento de Economía y Hacienda de la Generalitat, que en aquel momento dirigía el vicepresidente Oriol Junqueras.

Fue un empleado de DxC Technologies quien informó a la Policía Nacional de que la Generalitat había encargado a su empresa una aplicación informática para centralizar los datos procedentes de las distintas mesas electorales en la jornada del 1-O.

La firma DxC Technologies gestionaba más de 300 servidores para alojar en la nube las bases de datos de la Generalitat, tras recibir en 2013 un contrato de 62 millones de euros.