Los ecologistas avisan de lo dañinos que son los plásticos amarillos de los independentistas

Los independentistas siguen empeñados en defender sus intenciones separatistas llenando las calles y paisajes catalanes con plásticos amarillos y lazos que forman con bolsas de basura amarillas.
Desde que los independentistas se apropiaron del color amarillo para protestar por la presencia de “presos políticos”, que en realidad son golpistas, las administraciones y asociaciones encargadas de la limpieza de Barcelona y otras localidades catalanas han reconocido que se han registrado la recogida toneladas “de plástico amarillo”.
Pero esta protesta de los ‘indepes’, de llena las calles y todo lo que se les ocurra de amarillo, no solamente afecta a los vecinos que están en contra de este tipo de protesta al llenar de basura sus calles, sino que también tiene consecuencias “muy negativas” para el medio ambiente así lo reconocen los propios ecologistas.
La última idea de los independentistas ha sido el de llenar de plástico amarillo unos viñedos, una idea que ha indignado a los ecologistas: “El plástico es uno de los materiales más dañinos para el medio ambiente. Es una protesta absurda, ya que el plástico puede tardar en degradarse hasta 500 años".

Todos los informes confirman que el plástico es ele mayor residuo existente en la actualidad y las bolsas son trampas mortales para la fauna, las aves…Pueden confundirlas con comida o simplemente enredarse en ellas”.
“Tampoco hay que olvidar que los aditivos químicos que se añaden a las bolsas pueden provocar  efectos nocivos de diferente gravedad en la salud y en el medio ambiente”.