Una bollera da una paliza a su mujer y la absuelven porque tiene 'hormonas masculinas'


En Reino Unido, un caso que en España sería de violencia doméstica se ha resuelto con la puesta en libertad de la mujer agresora.
Se trata de dos lesbianas que viven maritalmente, y como las dos son del mismo sexo no se puede decir que se trate de violencia de género. Sin embargo el género masculino ha tenido mucho que ver en la agresión, como admite el propio tribunal.
El hecho sucedió en los días de Navidad en RadcliffeInglaterra, cuando una mujer fue denunciada por su pareja mujer, después de haber sido agredida.
La agredida se había marchado de una fiesta familiar temprano pero llevar a dormir a sus tres hijos menores, y la agresora siguió en la fiesta.
Al cabo de unas horas la agresora fue a casa con claros signos de embriaguez y entró a pedir dinero para el taxi a su pareja.
La sacó de la cama tirándole de los pelos y luego le dio al menos cinco golpes en la cabeza, según informó la agredida a la Policía.
Pero una vez ante el juez, la agresora fue puesta en libertad, y pese a que la agredida dijo en un primer momento que no quería vivir más "con una persona violenta", la pareja ha vuelto a convivir.
Las razones que esgrimió el Tribunal para dejar a la bollera suelta fueron estas:  por un lado que ella había sigo testigo de abusos domésticos cuando era niña -lo mismo que los tres niños que ha sido testigos de su abuso doméstico-.
Y la segunda razón -y aquí viene la polémica- es que la agresora que padecía Síndrome del ovario Poliquístico, lo que le hacía generar más hormonas masculinas de lo normal.