Campaña contra la “cacería policial” del alcalde de Callosa de Segura

Imagen comparativa con la cruz de callosa proyectada por los vecinos (izqda) y el intento del ayuntamiento de neutralizar la proyección con otros focos (dcha). /Facebook


Pese al derribo con nocturnidad y mofa de la Cruz de Callosa de Segura encargado por el Ayuntamiento, los vecinos de la localidad no han dejado de movilizarse en defensa del patrimonio del pueblo y símbolos religiosos.
En una primera instancia, terminados los trabajos de retirada de la cruz a finales de enero, colocaron una modesta cruz de madera sobre el pedestal que aún sobrevivió unos días a la maniobra del Ayuntamiento.

 Debido a este acoso, la asociación HazteOir.org impulsa una campaña dirigida al alcalde de Callosa, Francisco José Maciá, en la que se le invita a “reflexionar sobre la cacería policial y personal que está organizando contra sus propios vecinos a cuenta de la Cruz”.
La campaña le reprocha que siga persiguiendo la silueta de la cruz, pese a que escudado en la ley de memoria histórica, ya ha logrado derribar el monumento físico: “La Cruz que ahora está tratando de quitar por todos los medios, enviando a la policía, multando a vecinos como Teresa, instalando focos en la plaza, no es una Cruz física, sino de luz. Dígame qué tiene que ver con la guerra civil o con el franquismo”.
La campaña reclama a Maciá “que deje de perseguir a los vecinos y acepte de una vez no va a poder eliminar la Cruz de los corazones de los callosinos”.