Decenas de miles de húngaros salen a las calles contra la inmigración masiva


La semana pasada Hungría celebró el 170 aniversario de su Revolución de 1848 contra el Imperio austríaco. En Budapest se celebró una gran marcha que reunió a decenas de miles de personas.
En el resto de Europa, a excepción de Polonia, esta convocatoria apenas ha tenido un reflejo en los principales medios de comunicación.
En la multitudinaria marcha ha sido llamativa la presencia de banderas polacas. De hecho, al final de la misma, el presidente húngaro, Orbán ha empezado su discurso dirigiéndose a sus “amigos polacos”:
“Nuestra cercanía es natural, y nuestro abrazo es una fuente de fortaleza. En la época de nuestro antepasado Kossuth, se escribió que “Hungría y Polonia son dos robles imperecederos que han crecido dos troncos separados, pero cuyas raíces se han entrelazado. Por lo tanto, la existencia y la fuerza de uno es la condición previa para la vida y la salud del otro”. Hoy no es diferente: si Polonia es fuerte, entonces Hungría no se puede perder; si somos fuertes, podemos ayudar a nuestros amigos polacos. Por lo tanto, esta marcha no es simplemente una manifestación por la causa de nuestro país, sino también una posición que adoptamos junto a Polonia. ¡Honor a Polonia! ¡Honor a Hungría!“.
Además, Orbán ha defendido la “cultura cristiana” de Hungría y de Europa frente al multimillonario húngaro George Soros, que está financiando a organizaciones de izquierda en varios países para impulsar políticas gubernamentales favorables a sus dogmas ideológicos:
“Hmos crecido desde la cultura cristiana,… seguimos creyendo en el poder de la compasión y la solidaridad. Pero lucharemos contra lo que el imperio de George Soros le está haciendo a Hungría. Esta es nuestra patria, esta es nuestra vida, y no tenemos otra. Por lo tanto, lucharemos por ello hasta el final y nunca nos rendiremos”.


Orbán también se refirió a Bruselas y a su política favorable a la entrada masiva de inmigrantes:
“Bruselas no está defendiendo a Europa y no está frenando la inmigración, sino que quiere apoyarla y organizarla. Quiere diluir a la población de Europa y reemplazarla”.