Dos bandas rivales de inmigrantes ilegales asedian una ciudad italiana


Un auténtico episodio del Far West se ha vivido este fin de semana en el barrio Gianchette del municipio italiano de Ventimiglia, cuando dos bandas rivales de inmigrantes ilegales tomaron literalmente la ciudad para enfrentarse violentamente entre ellos, causando daños en decenas de vehículos y viviendas. Los ilegales, que viven en tiendas de campaña junto al río Roja, se negaron unos días antes a ser evacuados hasta un centro de Cruz Roja, donde se les garantizaba alojamiento y comida gratis, por temor a ser identificados por la policía, lo que hace sospechar que muchos de ellos cuentan con antecedentes criminales.
“Hemos sido tomados como rehenes por esta gente”, gritaban los habitantes en medio del asedio. “Son los amos de la ciudad”, denunciaban.
Señalan que la ciudad se ha convertido en escenario diario de robos, reyertas y otros delitos. El estallido del último caso de violencia se produjo en una de las zonas más concurridas. Una lluvia de piedras y botellas destrozó vehículos y ventanas.
“Cuando vieron que me inclinaba, me arrojaron una piedra que, de haberme alcanzado, me habría matado”, ha declarado Mario C., que culpa a las autoridades italianas del clima de terror que se vive en el lugar.