Marine Le Pen sigue con su tarea de destruir la esencia del FN, ahora Reunión Nacional


Marine Le Pen ha completado una de las operaciones políticas más importantes de la Europa Contemporánea. Ha heredado el partido político de su padre, el Frente Nacional. Ha eliminado o rebajado sus esencias y dejado atrás sus referentes históricos. Ha creado un partido nuevo, con referencias políticas de plena actualidad.
De camino, Marine ha cumplido con la tarea freudiana de matar al padre. Expulsandolo de su propio partido, lo ha descompuesto y recompuesto de nuevo, y finalmente le ha cambiado su nombre. Ya no es un frente, es una reunión. Reunión Nacional; Rassemblement National.
No es un cambio muy profundo, verdad es. Dejar atrás el frentismo sugiere abandonar el proyecto de echar abajo al sistema político francés. Ahora es una reunión, un acto político legítimo y popular, que encaja, o busca encajar, en el sistema actual.