Multas y represión contra el pueblo patriota de Callosa de Segura


El pueblo de Callosa de Segura, en Alicante, persiste con enorme valentía ante la retirada de la Cruz de los Caídos, ante los abusos de autoridad y el sectarismo del alcalde "socialista", Fran Maciá.
No conforme con la polémica retirada de la Cruz, que fue derribada con nocturnidad y alevosía, vulnerando la propia 'Ley de Memoria Histórica', incluso antes de recibirse la sentencia definitiva, el Ayuntamiento vuelve a la carga para atacar con saña a los vecinos de la localidad, que se han organizado para colocar un proyector de luz que vuelva a reflejar, cada noche, la cruz en su ubicación original.
La curiosa idea partió de una de las vecinas de Callosa, la Sra. Tere Agulló, que vive justo enfrente de la fachada principal de la Iglesia. Desde hace semanas, cada noche proyecta, desde su balcón, la imagen de la cruz en la pared del templo, un gesto reivindicativo que tampoco ha gustado al equipo de Gobierno y que, como era de esperar, ha enervado los ánimos del PSOE.
El Consistorio optó primero por aumentar la luz de la plaza, con el objetivo de hacer lo menos visible la silueta que simula la cruz. No satisfechos con estas ansias de iluminación desaforada, según denuncian los propios vecinos del pueblo, se empezó a usar a los agentes de la Policía Municipal de manera indiscriminada para amedrentar a la población.
100 euros de multa a la vecina
El Ayuntamiento de Callosa de Segura ha notificado una sanción pública a la Sra. Agulló de 100 euros por cada día que proyecte la cruz con un haz de luz. Aducen que "incumple la normativa municipal".  Una multa que la vecina no está dispuesta a pagar. "Es mi balcón privado, allí tengo el trípode con el foco, y no es vía pública. Estoy recibiendo apoyo del pueblo", explica.
Desde la Plataforma en Defensa de la Cruz, ya anuncian que "vamos a presentar alegaciones a todas estas sanciones, porque creemos que no estamos incumpliendo ninguna ordenanza y nos sentimos acosados por el alcalde, que manda a la policia para intimidar a los vecinos".
De momento, los ciudadanos ya han dado un paso al frente, ofreciéndose a pagar cada multa entre todos