Polonia y Hungría se desmarcan del apoyo de la ONU al aborto y la ideología de género

Los primeros ministros de Polonia y Hungría, Mateusz Morawiecki y Viktor Orbán

Esta agenda ideológica que pretende convertir en obligatorios los dogmas izquierdistas de la UE se deriva de un documento titulado “Conclusiones del Consejo sobre las prioridades de la UE para 2018 en los foros de las Naciones Unidas sobre derechos humanos” (ver PDF), aprobado el 26 de febrero por el Consejo de la Unión Europea en Bruselas.

Hungría y Polonia se desmarcan de esas dos imposiciones ideológicas

Nasz Dziennik señala que sólo Polonia y Hungría se han desmarcado de “la redacción más peligrosa” de ese documento. Ambos países han hecho declaraciones especiales, según apunta el diario polaco. Conforme al Tratado de Lisboa, esto significa que el Estado en cuestión no está obligado a aplicar la decisión tomada por el resto. Las decisiones sobre la política exterior común de la UE deben ser unánimes, según el Art. 31 del Tratado de Lisboa, por lo que Polonia o Hungría podrían simplemente poner un veto a ese documento, pero han elegido otra opción menos exigente. Según ha declarado el eurodiputado polaco Marek Jurek, del partido Prawica Rzeczypospolitej (Derecha de la República), Polonia debe oponerse fuertemente y presentar una alternativa, ya que este rodillo cuestiona los principios básicos y las instituciones sociales de una manera imparable”.