Ridículo apoteósico por el escaso seguimiento a las movilizaciones por el “Open Arms”


Ridículo apoteósico. Apenas un centenar de personas acudieron, ayer sábado, a las movilizaciones, que habían sido convocadas por asociaciones inmigracionistas en toda España, exigiendo a las autoridades italianas el fin de la retención del barco Open Arms. Como tantas veces en este tipo de actos, había más asociaciones convocantes que asistentes a las concentraciones.
La embarcación, implicada en el tráfico ilegal de seres humanos, está siendo investigada por la Fiscalía de Catania por inmigración irregular y vulneración de la soberanía libia.
A pesar de los llamamientos de Jordi Évole o Ada Colau a la movilización, la convocatoria ha tenido un eco intrascendente en la ciudadanía.