Ridículo independentista: sólo 14 jubilados aburridos en el ayuno separatista de un convento


La última ocurrencia de los independentistas para apoyar a los golpistas encarcelados ha fracasado: sólo 14 personas se han unido al ayuno cuaresmal que han organizado para protestar contra el Estado. El lugar escogido, el convento de los capuchinos de Sarriá (Barcelona), fue testigo de este nuevo ridículo separatista.



 A pesar de este pinchazo, los independentistas buscan extender esta iniciativa a otras localidades de Cataluña. Este “ayuno público y colectivo” se ha puesto en marcha esta semana para coincidir con el tiempo de Cuaresma. “El ayuno será de un mínimo de dos días y de un máximo de siete días seguidos”, se señala desde el portal de la entidad independentista ANC.
El ayuno debe durar entre un mínimo de 48 horas (2 días) y un máximo de siete días. Sólo se puede tomar agua y la edad de participación es de entre 18 años y 75 años. Las personas que se unan deben pasar por una revisión médica.

Centros "religiosos" separatistas

El convento de los capuchinos de Sarrià es la primera parada de esta nueva acción. El siguiente centro religioso en el que se pretenden hacer es el Monasterio de Montserrat (Barcelona).
El convento de los capuchinos de Sarriá se hizo famoso hace más de 50 años por la famosa “capuchinada” de 1966. Tal y como afirma el portal Germinans Germinabit, se realizó en aquella fecha un encierro ilegal en el convento para posteriormente fundar un sindicato de estudiantes. La policía rodeó el centro religioso durante tres días sin que pudiese entrar para no infringir los acuerdos de la Iglesia con el Estado. Estos frailes pertenecen a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y son descendientes de la Primera Orden de San Francisco.
En el Monasterio de Montserrat se llevan a cabo con frecuencia rutinas en favor del separatismo catalán, como realizar plegarias que piden a Dios el “establecimiento del gobierno catalán y por la libertad de los consejeros elegidos democráticamente”. El abad del Monasterio, Josep Maria Soler, siempre se ha mostrado públicamente del lado de los independentistas.