El Gobierno de Canadá quiere permitir a los musulmanes la aplicación de la ‘sharia’


Aasim A. Rashid, “muftí” (jurisconsulto musulmán) de la Fundación Educativa Al-Ihsan en Vancouver, ha revelado que el Gobierno canadiense está dispuesto a permitir la aplicación de la “sharia” en su territorio para facilitar la organización de los musulmanes.
En un acto público, Rashid ha afirmado: “Te diré quién quiere traer la ley ‘sharia’. El gobierno canadiense quiere traer la ley ‘sharia’ y no es una broma … El gobierno canadiense quería que los musulmanes pudieran regular sus propios problemas de matrimonio y divorcio y establecer un sistema de mediación y arbitraje para resolver sus problemas entre ellos mismos. [de acuerdo con la ley ‘sharia’, y con el fin de descongestionar un sistema judicial que ya está totalmente empantanado”.
La afirmación del “muftí” no hubiera tenido demasiada importancia si con anterioridad el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, no hubiera realizado algunas polémicas reflexiones sobre esta cuestión:
“El Islam es compatible con la democracia secular occidental”.
“Los canadienses se apresuran a señalar que ISIS está equivocado, que el Islam no es incompatible con la democracia secular occidental en un lugar libre como Canadá”.
[La convención Reviving the Islamic Spirit] “También trata de celebrar nuestras creencias compartidas en justicia, equidad, igualdad de oportunidades y aceptación. El trabajo que haces en las comunidades de todo el país es lo que construye y fortalece nuestro tejido multicultural “.
Esta no es la primera ocasión que la aplicación de la ‘sharia’ se debate en Canadá. En 2004, el primer abogado musulmán de Canadá, Syed Mumtaz Ali, anunció que el “Instituto Islámico de Justicia Civil” comenzaría a arbitrar asuntos familiares sobre la base de la ‘sharia’, acompañado de su advertencia verbal de que “para ser un buen musulmán, todos los musulmanes deben usar esta ‘sharia'”.
Así comenzó una acalorada controversia en Canadá que, incluso, enfrentó a los musulmanes entre sí: contra la ‘sharia’ en Ontario o a favor de la misma. La polémica se cerró un año más tarde, en 2005, cuando el entonces primer ministro de Ontario, Dalton McGuinty, hizo lo correcto y declaró: “No habrá ley de la ‘sharia’ en Ontario. No habrá arbitraje religioso en Ontario. Habrá una ley para todos los habitantes de Ontario “.




(La Tribuna País Vasco)