Ryanir amenaza con despedir a los trabajadores si se unen a la huelga


Los hechos perpetrados por la aerolínea low cost, podrían ser constitutivos de un grave delito contra un derecho fundamental.
 
La huelga de tripulantes de cabina de Ryanair en Portugal está tocando a sus empleados en otros países. Lejos de quedar circunscrita a ese ámbito se está extendiendo al tiempo que la aerolínea intenta mitigar las consecuencias que le acarrean esos paros. 
 
Cancelaciones y retrasos de hasta seis horas que han afectado ya a un 70% de los vuelos son algunas de las repercusiones que la low cost intenta evitar de esta huelga secundada por el 90% de los auxiliares, aunque, según la empresa, “la gran mayoría de nuestros tripulantes de cabina en Portugal trabajaron con normalidad el domingo 1 de abril”. Este miércoles se ha encarado ya la cuarta jornada, con al menos 11 vuelos con salida de Portugal cancelados. 
 
“La gran mayoría de nuestros tripulantes de cabina portugueses están trabajando con normalidad hoy, miércoles 4 de abril. Sólo se han cancelado 8 vuelos de la primera tanda desde Portugal (de un total de 170 vuelos diarios que operamos hacia / desde Portugal) y estos clientes están siendo reubicados en otros vuelos que saldrán más tarde hoy y en algunos vuelos adicionales mañana”, ha asegurado la compañía en un comunicado remitido a última hora de esta tarde. 
 
Sin embargo, su modo de hacerlo no resulta muy heterodoxo, ya que intenta sofocar el fuego luso con tripulaciones de otros países, como España. Ryanair, según afirman los sindicatos de tripulantes de cabina, está llamando a personal que tiene en espera en otras de sus bases en Europa para que trabajen en vuelos con dirección a Portugal. 
 
El objetivo de esos vuelos, afirman, es transportar a auxiliares de otros países que trabajarán en los aviones desde y hacia Portugal en sustitución del personal que ahora está en huelga. Se trata del modelo de reverse flIght. Esto es “claramente un delito”, afirman Sindicato de Tripulantes de Cabina Española (SITCPLA) sobre este procedimiento que califican de esquirolar la huelga de sus colegas portugueses