Las políticas neoliberales inundan los barrios obreros de casas de apuestas


La apertura de casas de apuestas en nuestro país se viene desarrollando desde 2008 cuando la ley de Juego española de 2011 abre el mercado para apuestas deportivas y el póker online, expandiéndose así un enorme mercado. Pero en estos últimos años es cuando se está dando un verdadero desembarco de estos establecimientos en los barrios de menor renta. Valga como ejemplo el de Madrid donde en los distritos en los que no se superan los 25.000€ de renta media anual el número de estos locales han aumentado un 140%.

No es casualidad que sea en los barrios y localidades de renta más baja, donde más afectan las políticas neoliberales de desregulación total y mercado salvaje, en los que se abren estas casas de apuestas. Estas afectan especialmente a la juventud donde la falta de expectativas y de un futuro estable es el caldo de cultivo perfecto para dosis rápidas de adrenalina para conseguir dinero sin esfuerzo. De otra manera alcanzar el “éxito” social a través de objetos y mercancías que vende la publicidad sería imposible. Se tienta a la juventud trabajadora, a la juventud más joven que no puede acceder al trabajo dado el enorme paro crónico, a que arriesguen sus escasas rentas ganadas en trabajos precarios o lo que puedan sacar del núcleo familiar.