El juez también deja en libertad a 'La manada' de Alicante, pero ninguna "feminista" protesta porque eran argelinos

Momento en el que la Policía detiene al rico heredero de 34 años que intentaba coger un avión para huir a su país

Un día después de que la Audiencia Provincial de Navarra decretara la libertad provisional bajo fianza de 6.000 euros para los miembros de La Manada, El Mundo informa que un juez de Alicante ha hecho lo propio con un joven argelino acusado de participar en una violación múltiple contra una joven de 19 años hace dos meses.

El hombre de 34 años y representado por el letrado José Luis Sánchez Calvo saldrá de prisión, sin fianza, en breve, según ha podido saber El Mundo. Entre ambos casos hay muchos paralelismos no sólo por la edad de las jóvenes (18 años en el caso de la violación de Navarra y 19 en la de Alicante), ni por la superioridad física y numérica de los hombres, sino por las circunstancias en las que se produjeron las agresiones.Ninguna de las dos se resistió. Según sus testimonios, las paralizó el miedo. Temieron por sus vidas y se sintieron intimidadas.
El joven detenido en Alicante pertenece a una acaudalada familia de Orán y en el momento en el que sucedieron los hechos estaba pasando unos días de vacaciones en casa de unos amigos. La Policía lo detuvo en el aeropuerto horas después de la presunta violación cuando, al parecer, intentaba huir del país. El suceso se registró en la madrugada del pasado 14 de abril cuando cuatro jóvenes argelinos de familias de alto poder adquisitivo los que agredieron sexualmente a la chica (de nacionalidad ecuatoriana) después de que el acaudalado joven, la llevara a su casa tras conocerla en una discoteca de la zona de El Puerto. Habían intercambiado miradas y risas. También copas. Se habían gustado y él la invitó a la vivienda de sus amigos (que estudian en Alicante y residen de manera habitual en la ciudad), donde estaba pasando unos días de vacaciones.
Ella accedió. Sin embargo, las cosas se torcieron en el piso. Según la investigación y el propio testimonio de la chica, al llegar a la casa los otros tres jóvenes salieron de sus habitaciones y la violaron en grupo durante varias horas. Ella no opuso resistencia por miedo. No tuvo opción. Tres de ellos se pusieron preservativo. El otro, el chico que había conocido, no. Tras la agresión, sólo el joven al que había conocido ingresó en prisión.


Dos de sus acompañantes quedaron en libertad tras declarar y el otro se dio a la fuga. En su declaración, el único hombre encarcelado insistió en que las relaciones fueron consentidas y así lo ha mantenido a lo largo de estos dos meses ante la magistrada que instruye el caso. En este tiempo, su abogado ha luchado por la libertad que, finalmente, acordó ayer la instructora. Sánchez Calvo siempre se ha apoyado en las contradicciones de la joven para pelear por su salida del centro penitenciario. Por contra, la chica asegura que fue obligada a mantener relaciones sexuales contra los cuatro hombres. El calvario que relata se acabó cuando uno de ellos la echó de la casa, una vez que ya había amanecido.
Fue entonces cuando desorientada, según la Policía, acudió a una tienda cercana al domicilio en el que había estado retenida para contar lo sucedido. Horas después y ya con la denuncia interpuesta, el joven que ahora quedará en libertad fue interceptado en el aeropuerto de El Altet intentando coger un vuelo a su país. Con la decisión de la magistrada se abre una nueva etapa en el asunto, que continuará instruyéndose sin ninguno de los causados en la cárcel.