La principal legisladora opositora de Putin pide a las mujeres rusas que eviten contactos sexuales con extranjeros que acuden al Mundial para evitar quedar embarazadas de niños de “raza mixta”


Tamara Pletneva, una legisladora de 70 años que preside el comité de familia de la camára baja de la Asamblea Federal de Rusia, dijo a la cadena de radio Govorit Moskva que esperaba que las mujeres no salieran con los fans visitantes y quedaran embarazadas.
La Copa Mundial de Fútbol significa que “habrá mujeres jóvenes que conozcan personas y luego den a luz a… esperemos que no”, dijo Pletneva.
La legisladora de la Duma comparó la situación a los Juegos Olímpicos de 1980 realizados en Moscú, cuando algunas mujeres rusas tuvieron un inusual contacto con extranjeros, debido a la represión soviética, y quedaron embarazadas.
Aumentar la tasa de nacimientos en Rusia, que desde hace años se encuentran en retroceso, es un objetivo central del presidente Vladimir Putin, pero cuando se le preguntó a Pletneva, opositora del gobierno, por esta situación ella respondió: “Deberíamos dar a luz a nuestros propios niños”.
Los niños de raza mixta tienen una mayor tendencia a ser criados en familias monoparentales”, advirtió.
“Son los niños los que sufren, y vienen sufriendo desde la era soviética. Tienen suerte si son de la misma raza que la madre, pero si son de otra raza, es peor”, dijo, tras lo cual aclaró: “No soy una nacionalista”, añadió Pletneva.
Los niños corren el riesgo de “ser abandonados y dejados sólo con su madre” o bien de ser llevados al extranjero por sus padres, explicó. “Las mujeres rusas deberían casarse con ciudadanos rusos”, agregó.
Su declaraciones enseguida generaron críticas y fueron ridiculizadas en redes sociales.
“Me pregunto lo que dirá Pletneva cuando se le recuerde el ‘Di No Al Racismo'”, apuntó la periodista de la cadena de radio Ekho Moskvy, Tatyana Felgenhauer, en referencia a slogan que la FIFA sostiene desde hace tiempo.