Marruecos se lava las manos: rechazan ante Borrell crear centros de internamiento para sus emigrantes extranjeros en su territorio


Gobierno de Marruecos «siempre ha rechazado y rechaza» la idea de centros de internamiento para emigrantes extranjeros en su territorio, dijo este jueves el ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita, en comparecencia conjunta con su homólogo español, Josep Borrell.

Burita consideró que este problema debe plantearse «lejos de soluciones fáciles y mecanismos contraproducentes», en alusión a esos centros que son actualmente discutidos en Bruselas a propuesta del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El ministro no respondió a la pregunta de si la cuestión de los centros de internamiento había sido evocada durante su reunión con Borrell, pero sí puso como ejemplo la cooperación hispano-marroquí en materia migratoria «porque trata la cuestión en su globalidad, lejos de soluciones fáciles y de mecanismos contraproducentes».

Añadió que la inmigración, al igual que otros temas como la lucha contra el yihadismo serán discutidos de nuevo esta tarde entre los ministros de Interior de ambos países, el marroquí Abdeluafi Laftit y el español Fernando Grande-Marlaska, «en el marco de un espíritu de partenariado».