¿Qué piensa el nuevo Ministro de Exteriores de España Josep Borrell sobre el Estado genocida de Israel? Discurso del (entonces) Presidente del Parlamento Europeo ante la Knesset (27/6/2005)


El recién nombrado Ministro de Exteriores Josep Borrell es un socialista catalán que estuvo en un kibutz en Israel durante el verano de 1969, allí conoció a su primera esposa, Carolina Mayeur. En el 2005, al final de la Intifada de Al-Aqsa, estuvo en la Knesset de Israel y ofreció este discurso que, quizás, nos puede ayudar a comprender su relación básica hacia el Estado genocida...

Señor Presidente, Señoras y señores, Javerim Yekarim.

Es un gran honor y una gran responsabilidad para mí dirigir hoy su Asamblea, la de la Knesset, el órgano democrático que representa a todos los ciudadanos de Israel.

Lo hago en mi doble condición de Presidente tanto del Parlamento Europeo como de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea que surgió del proceso de Barcelona.

Mi objetivo es tratar con respeto y determinación, pero, sobre todo, con el deseo de sinceridad basada en la amistad que surge de mi propia condición de hombre del Mediterráneo y un europeo convencido.

Esta no es una tierra extraña para mí. Hace 36 años, en 1969, cuando me acababa de graduar, vine a Israel para trabajar en un Kibbutz – el de Galon – siguiendo los pasos de otros jóvenes europeos atraídos por esa experiencia.

Desde luego, no tenía idea entonces que, años más tarde, me referiría a la Knesset como Presidente del Parlamento Europeo – un cuerpo que era entonces una asamblea parlamentaria de naturaleza muy diferente del Parlamento de hoy elegido por sufragio universal y por todos los ciudadanos de Europa.

Desde entonces, he regresado varias veces como ministro, como miembro del parlamento y simplemente como ciudadano que, como usted, desea que este país finalmente esté en paz.

También deseo darle la bienvenida como ciudadano de España y como ex secretario de Estado del gobierno que estableció relaciones diplomáticas con Israel hace 20 años – más aún cuando el presidente Katsav está en este momento en una visita oficial a mi país. El señor Katsav ha declarado en Madrid que “la paz está a nuestro alcance”. Yo también creo que este es el caso, y mi deseo es que la UE pueda contribuir a una paz justa y duradera.

Mi visita a Israel y los territorios palestinos tiene lugar en un momento en el que abundan las esperanzas y los riesgos. Por lo tanto, debemos definir nuestras esperanzas antes que se desvanezcan por falta de vigilancia, compromiso y convicción.

El futuro inmediato tiene fechas que serán cruciales para las relaciones euromediterráneas en general, para la paz en el Medio Oriente y para las relaciones entre Europa e Israel.

En primer lugar, deseo referirme a las relaciones entre Europa e Israel, ya que creo que es vital desarrollar nuestros lazos bilaterales. Nuestras relaciones están marcadas por los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial y la tragedia del Holocausto. Los últimos años han visto un resurgimiento de la sospecha mutua, con algunos israelíes citando ciertas declaraciones y políticas europeas que atacan la idea misma de Israel.

Es importante que nos reunamos más a menudo. Podemos tener nuestras diferencias y debilidades, pero tenemos que disipar los malentendidos como una cuestión de urgencia.

Hoy, 60 años después de la liberación de Auschwitz, a cuyo movimiento ceremonia de conmemoración que estaba presente en la cabeza de la delegación de la UE, deseo reafirmar el compromiso de Europa, y su responsabilidad especial para la existencia de Israel como un estado judío y como una democracia que viva en seguridad y paz con sus vecinos.

Si tuviera que resumir mi mensaje de hoy en una sola idea, me gustaría que fuera así: Europa e Israel se necesitan mutuamente. Ninguno es concebible sin lazos cercanos entre los dos.

Europa es plenamente consciente de esta interdependencia y desea darle un papel constructivo, reconociendo su importancia en su totalidad. La única manera de superar las muchas dificultades restantes es caminar juntos hacia el futuro.

Hay buenas razones por las que puede confiar más en Europa y Europa puede ejercer una mayor credibilidad.

En primer lugar, Israel es, por su población y su cultura política demográfica, un socio natural de Europa. Podemos ver esto en el deporte, y me refiero a que el campeón europeo último es el equipo de baloncesto israelí, derrotando a un equipo español o en eventos culturales como el Festival de Eurovisión.

En segundo lugar, la UE está plenamente comprometida con la promoción de los valores democráticos y la buena gobernanza en toda esta región. De esto dependerá la estabilidad del vecindario, así como la cohesión de las sociedades europeas.

No sería realista afirmar que el conflicto entre Israel y Palestina se limita únicamente al Medio Oriente y no afecta a otros países.

Europa, en su diversidad, incluye entre sus ciudadanos a grandes comunidades judías y musulmanas. Europa está orgullosa de eso y toma fuerza de ello. Sin embargo, todavía tenemos que expulsar a los viejos demonios a los que podríamos sentir tentados en ambos lados para rendirnos a veces.

Durante los períodos de crisis en el Medio Oriente, hemos descubierto hasta qué punto las fronteras físicas son impotentes frente a la violencia que se ha extendido incluso a los patios de recreo de nuestras escuelas y nuestros espacios públicos.

Los conflictos en el Medio Oriente han reavivado sentimientos en las sociedades europeas, los que pensamos que pertenecían al pasado: la xenofobia, con, a su paso, el antisemitismo, un fenómeno que hay que estar siempre en guardia contra, sino también la islamofobia, la discriminación y miedo al otro.

Tenemos que luchar contra estos abusos juntos. La UE está firmemente comprometida a hacerlo. La cohesión y la estabilidad de nuestras sociedades europeas son inseparables de la paz en Medio Oriente.

Todos nosotros que deseamos contribuir al proceso de paz tenemos nuestras razones personales para hacerlo.

Por lo tanto, cuando Europa adopta posiciones claras con respecto a las políticas de su gobierno y los de la Autoridad Palestina, lo hace porque el futuro de ambos está íntimamente ligada a la nuestra, y por nuestra propia seguridad depende de manera crucial de la paz en su vecindario.

Para una visión compartida de la paz voy a pasar a recordar dos médicos y filósofos que vivieron en España durante la misma época: Averroes y Maimónides, uno judío y otro árabe, que floreció durante un tiempo de especial armonía entre las tres grandes religiones del libro. Averroes, en su ‘Tratado de Teología’, describe al Mediterráneo como una confluencia de culturas, religiones y sociedades, un ‘nudo’ de civilizaciones que se esfuerzan por vivir juntos y sobrevivir en el tiempo. Su formulación es sin tiempo, válida para todos los tiempos y lugares, y especialmente para nuestro propio tiempo.

El Medio Oriente es a la vez crisol y metrónomo. Indiscutiblemente, Israel es parte de esa región, de la que depende el destino del conjunto del Mediterráneo.

Los intercambios e interacciones de los siglos pasados, pero también los acontecimientos políticos y los desarrollos institucionales de la última década, han demostrado hasta qué punto este sentimiento de identidad compartida es una realidad crítica que todos debemos ayudar a fomentar.

Mientras tanto, Europa se ha reunido. La UE ahora ha aceptado diez países de Europa del Este y del Mediterráneo que aspiran a ser miembros.

La razón subyacente de esta empresa fue, sin lugar a dudas, el fenómeno de libertad compartido y reclamado. Sin embargo, y sobre todo, más allá de las dificultades, hay que hablar también de una visión compartida sobre el futuro y el deseo de forjar un destino común en la paz, la estabilidad y la prosperidad, en armonía con los valores fundamentales que yacen en el corazón de la Unión.

Esta visión, y esta voluntad política, de ninguna manera son propiedad exclusiva de la UE.

A este respecto, la Política Europea de Vecindad abre una nueva era para compartir los valores que acabo de exponer. El plan de acción aprobado recientemente por el Consejo Europeo y el gobierno israelí propone que la relación UE-Israel avance a partir de la asociación más estrecha posible.

El Mediterráneo es la frontera sur de la Europa reunificada. Sin embargo, no es una frontera impenetrable: de hecho, es al revés. Históricamente, el Mediterráneo es un espacio de intercambio y de interacción.

No hay ninguna razón por la cual debería ser diferente hoy en día. Sin embargo, es claro que no podemos llegar a conocernos, entendernos ni enriquecernos mutuamente, en todos los sentidos de esa palabra, a menos que haya un clima permanente de paz y confianza.

Depende de nosotros, los parlamentarios, sobre todo, alentar y acompañar los lazos que unen a nuestros pueblos.

Diez años después de los acuerdos de Barcelona y Oslo II, este año también es un umbral psicológico y un momento decisivo para la paz en Medio Oriente.

Un nuevo horizonte se abre: las elecciones presidenciales en los territorios palestinos, la primera desde las elecciones legislativas de 1996, han tenido lugar en un clima de total transparencia, la calma y el respeto a las instituciones, como se ha confirmado por, entre otros, los observadores del Parlamento Europeo. Todos hemos acogido con beneplácito esta demostración alentadora de normalidad democrática.

Es cierto que la Autoridad Palestina ha decidido posponer, por razones de su competencia y que yo respeto, las elecciones legislativas previstas para julio.

Sin embargo, la UE espera que la Autoridad Palestina, lo antes posible, establezca una fecha para las elecciones legislativas y que se asocien en un clima de normalidad democrática con la cooperación de todos (en estas elecciones, terminó venciendo el Hamás).

Por lo tanto, también le pido solemnemente que se asegure de que se adopten las medidas necesarias para que estas elecciones se realicen en los territorios palestinos.

En este sentido, permítaseme recordar la posición del Parlamento pide al Consejo y a la Comisión preparar la observación de las elecciones generales de julio de 2005 con el fin de apoyar el acceso plural y equilibrada de todos los candidatos a los medios de comunicación y la búsqueda de fórmulas, en cooperación con las autoridades israelíes para superar los problemas que enfrentan los palestinos en Jerusalén Este.

Estoy convencido que los medios para celebrar estas elecciones pueden y deben ser acordados entre las partes, en interés de todos.

El 2005 también ha sido testigo de una clara señal por parte de Israel, que ha anunciado, y se espera que implemente durante este verano, su retirada de Gaza y de cuatro de los asentamientos en Cisjordania, y esto lo alabo (Desconexión de la Franja de Gaza ordenada por Ariel Sharón).

Como dijo ayer el presidente Katsav, “Esta es una de las tres decisiones históricas tomadas por el gobierno israelí en los últimos años: la primera fueron los acuerdos de Oslo, la segunda fue la aceptación de la hoja de ruta, incluido el reconocimiento de un estado palestino independiente; el tercero es el plan de retirarse de Gaza”.

Esta es una decisión valiente que debe implementarse y desarrollarse. Es de interés para todos los israelíes y palestinos que aspiran a una paz estable que la retirada tenga éxito.

Esto dependerá de la coordinación práctica entre las dos partes para garantizar que la retirada se realice de forma pacífica y ordenada. También dependerá de la continuación de los esfuerzos para generar confianza durante el proceso y fortalecer las partes de la paz, que permanece en la concentración en ambas comunidades y que ya ha sufrido demasiado.

A pesar de todos los problemas, y ellos todavía están con nosotros, es esencial que se mantenga firme y continúe en la dirección que ha determinado democráticamente.

Le insto a que lo hagan, y lea deseo sinceramente que las acciones de los pueblos a los que representa logren, con la ayuda del Cuarteto y el Representante Especial James Wolfensohn, el resultado deseado.

Aquí, me gustaría hacer mi propia pequeña contribución al proceso de construcción de confianza.

La Asamblea del Parlamento euromediterráneo, de la que soy presidente, es una nueva institución que reúne a los miembros de nuestros dos parlamentos y de todos los parlamentos de la región.

En marzo, en El Cairo, tuvimos la primera oportunidad de demostrar que los parlamentarios en algunos casos pueden llegar a acuerdos sobre cuestiones difíciles y abrir nuevas posibilidades para nuestros gobiernos.

Por lo tanto, le pregunto si no sería deseable, ayudar a construir la confianza de todos nosotros, en noviembre y después de la retirada de Gaza, en el marco de la Asamblea Extraordinaria que celebrará el décimo aniversario del proceso de Barcelona que se celebrará en los territorios palestinos. Por supuesto, esto sería con el pleno acuerdo de Israel y, posiblemente, con algunas de las reuniones que se celebrarán aquí en Israel. Luego podríamos analizar la situación posterior a la retirada y ayudar a consolidar el nuevo clima político para los pasos consiguientes.

La retirada de Israel de la Franja de Gaza y su retorno a la Autoridad Palestina representa un paso histórico, tomado en un mundo que ya no es el de hace diez años: un mundo expuesto a nuevas y mortales amenazas a su seguridad.

Somos muy conscientes de esto en mi propio país: si el 11 de septiembre de 2001 marcó el comienzo de una era, el 11 de marzo de 2004, fecha de los ataques de Madrid, reveló que todos somos potencialmente vulnerables.

Sin embargo, si la retirada realmente va a dar su fruto, tendrá que jugar un papel estadístico, mostrando que los escépticos que avanzan hacia la paz no significa rendirse al terrorismo.

Como dijo el Parlamento Europeo en su resolución, una retirada exitosa de Gaza será el primer paso necesario en un proceso que debería continuar en Cisjordania, en paralelo a una moratoria sobre los asentamientos y el fin de las demoliciones, siendo el objetivo final, como antes, para dar a los palestinos los medios para crear un estado que sea democrático, independiente, sostenible y viable.

Este es el precio que Israel tiene que pagar por su propia seguridad. Créame, valdrá la pena hacerlo. El futuro, como usted sabe, lo recompensará en abundancia.

No permitamos que la creciente violencia deshaga nuestras aspiraciones compartidas de paz, nuestro deseo de vivir juntos. Hoy más que nunca sería desastroso decepcionar a sus pueblos y los nuestros, especialmente las generaciones jóvenes.

Ahora citaré una canción que les resultará familiar a todos ustedes: KOL HA-OLAM CULÓ GUESHER TSAR MEÓD! VE HA-IKAR LO LEFJJED KLAL… “El mundo entero es un puente, no tengas miedo de cruzarlo”.

Valor y determinación…

En nuestra región se ha hablado mucho de la importancia de la democratización.

La democracia es la misma para todos, y no tolera las excepciones. Es impensable sin respeto por la dignidad humana, ya que son los seres humanos los que forman su motor y encarnan sus leyes y principios.

Permítanme ubicar estas consideraciones básicas en el marco de las reflexiones de hoy.

Nadie cuestiona el derecho fundamental de un país a defenderse. Sin embargo, las mejores formas de defensa no son siempre las que pensamos: la historia reciente abunda en ejemplos que lo confirman.

Los límites físicos, como las instituciones, solo duran cuando son legítimos, es decir, cuando son aceptados y respetados.

Las barreras de seguridad tampoco son siempre la mejor defensa: la paz duradera entre Francia y Alemania es el resultado no de la Línea Maginot, sino de la Unión Europea.

La democracia no puede existir sin respeto por el derecho internacional, que en sí mismo es imposible sin confianza.

La democracia excluye por su naturaleza todas las acciones no consensuales, y es inherentemente un llamado al diálogo.

Este es el credo que subyace en todas las acciones de la UE. Somos plenamente conscientes de los problemas que deben superarse -incluidos los problemas psicológicos- pero instamos a todas las partes a avanzar de manera resuelta hacia la implementación de la hoja de ruta sobre la base de esos mismos principios.

Si les insto a hacerlo, por supuesto, también instamos a los palestinos, como les diré mañana, a que tomen medidas similares en paralelo, para garantizar un futuro común para todos nosotros.

Si la primera mitad del siglo pasado estaba dominado por la supervivencia de Europa como consecuencia de horror y destrucción, la segunda mitad fue testigo de la supervivencia de Israel en la cara de un mundo árabe universalmente hostil, junto con la lucha del pueblo palestino por la autodeterminación.

Si ustedes están dispuesto a asociarse con aquellos que los reconocen, se verá que los terroristas y extremistas que cuestionan su derecho a existir terminarán aislados y marginados por el impulso generado por la paz.

Como lo han demostrado los recientes acontecimientos en el Líbano, el coraje y la determinación pueden transformar las cosas mucho más rápido de lo que nadie hubiera pensado.

Una vez en esta carretera, a raíz de la decisión histórica de evacuar, por primera vez, los asentamientos en los territorios ocupados, encuentran a Europa caminando a su lado, como lo ha hecho en toda la historia de su país.

Desde 1948, toda la clase política europea ha expresado su opinión sobre las crisis y los procesos de paz en Oriente Medio. Todo, o casi todo, se ha dicho a todos, o casi a todos, y en todas partes, o casi en todas partes. Mi propio objetivo para estos tres días es perfectamente simple. Diré las mismas cosas tanto en Israel como en los territorios palestinos. No diré solo lo que las personas quieran escuchar. No diré mucho, pero lo que digo estará en línea con los valores europeos. Lo que digo tendrá que ver con:

– El derecho a la vida;

– Respeto por el otro;

– El derecho al territorio reconocido dentro de fronteras seguras y aceptadas, en cumplimiento del derecho internacional;

– El poder del diálogo;

– Respeto por el estado de derecho.

El orden en que discuto estas cosas no tiene gran importancia. No obstante, si todos esos cinco conceptos se incrustan en nuestras reflexiones y nuestras memorias, estoy seguro que al final podemos juntos forjar una paz justa y duradera, en estos territorios que han sido la cuna de nuestra civilización y nuestras culturas.

Muchas gracias

Toda Raba