Una puta turista entra en una Iglesia y se echa a descansar en un altar


Ayer una vecina de Barcelona pudo capturar una foto de una turista tomando el fresco sobre el altar de la parroquia de Sant Miquel del Port.

La mujer declaró a La Vanguardia: “Entonces me encontré con una turista descansando en el altar. Me quedé impresionada. No parecía que estuviera borracha. Simplemente estaba ahí, tomando el fresco, haciéndose rizos en el pelo, muy tranquila. Me entraron ganas de cogerla de los pies y arrastrarla”.

También habría de preguntarse ¿dónde estaba el cura? o ¿esta turista haría lo mismo en una mezquita?