Ya más de 34 violadores en Irlanda se han 'cambiado de sexo' para poder ir a prisiones femeninas y seguir violando


Paul Bandfiel, condenado por violar una chica de 17 años
Paul Bandfiel, condenado por violar una chica de 17 años
Las mujeres que cumplen condena en cárceles de Irlanda están en peligro desde que el gobierno permite el traslado, a las prisiones donde conviven, de violadores que se declaran transexuales.
La advertencia de los funcionarios de las prisiones de Irlanda se ha producido cuando el Ministerio de Justicia ha confirmado que docenas de presos masculinos declarados mujer viven como ellas en cárceles que albergan exclusivamente delincuentes sexuales condenados.
Las cifras dan miedo. Al menos 34 reclusos nacidos con el sexo masculino viven como mujeres en cuatro cárceles especiales para delincuentes sexuales para hombres: Littlehey, Isle of Wight, Whatton y Stafford. Otros diez prisioneros pueden alojarse en las cárceles de delincuentes sexuales Bure, Rye Hill y Ashfield. En al menos una prisión, este grupo incluye a un prisionero condenado por violaciones múltiples y separadas.