El Gobierno de Italia publica una nueva ley contra el trabajo temporal y la prohibición de publicidad de las casas de apuesta


El gobierno italiano acaba de publicar el "decreto dignità", una ley contra del trabajo temporal que, como colofón, prohíbe publicitar las casas de apuestas. Según Di Maio, las apuestas resultan dañinas para la "economía familiar" y apuntan hacia los "más débiles" de la sociedad. Dicho de otro modo, representan una trampa mortal para personas pobres o en riesgo de exclusión social.

Las apuestas tienen un altísimo componente de adicción. El DSM-5 también identifica el hábito como una patología y como una adicción.

Al igual que la lotería, se cree que las apuestas proliferan entre las comunidades más pobres al interpretarse como una forma rápida de escapar de su situación. Evidentemente nunca funciona. Los pocos que ganan, además, tienen muchas posibilidades de terminar arruinados a causa de su éxito.