El Gobierno de Zapatero sobornó con fondos públicos a mafias del tráfico de personas para detener el movimiento migratorio que el mismo provocó


El CNI usó fondos públicos para frenar la llegada masiva de inmigrantes irregulares a Canarias bajo el mandato de Zapatero, que tuvo su punto culminante en los años 2006 y 2007. Según fuentes próximas al Ejecutivo de entonces, se pagó a los dueños de los cayucos para que dejaran de transportar a inmigrantes.

A finales de 2006 el CNI decidió pagar a las mafias del tráfico de inmigrantes con fondos reservados para que se detuviera el trasiego hacia España de pateras cargadas de inmigrantes.

Fuentes cercanas al Gobierno de ZP reconocen que la situación era insostenible en aquellos años, y que llegaron a la conclusión de que la mejor manera de cortar la llegada de barcazas era pagar a los dueños de los cayucos para que dejaran de traficar con humanos.

Los actuales responsables del CNI han declinado hacer declaraciones al respecto. Otras fuentes cercanas al Ejecutivo de entonces aseguran que lo único que se hizo fue “negociar” con las empresas que suministraban los repuestos de los cayucos.