El 'paganismo nórdico' es la religión que ahora mismo más crece en Islandia


La asociación de la fe de los Æsir’ -Ásatrúarfélagið-, que ha pasado de los 570 fieles en 2002 a los actuales 3.900, terminará este año el primer templo dedicado a Odín y Thor que se levanta en Islandia desde hace más de mil años.

Frente al crecimiento del islam en nuestras tierras, un número pequeño pero creciente de europeos -especialmente, entre los grupos identitarios- aboga por una vuelta a lo que había antes de que se extendiese la fe de Cristo: el paganismo.

Naturalmente, con matices imporantes. No es creíble que nadie en el S. XXI vaya a tomarse en serios los mitos y la mitología pagana. Pero esa dificultad la salvan los neopaganos, cuenta The Guardian en un reportaje, considerando los mitos como metáforas que encierran verdades espirituales.

En el caso islandés, los devotos del Ásatrúarfélagið ven en su vieja religión una forma de apuntalar valores tradicionales y otros más de hoy, como la tolerancia y el respeto al medio ambiente.

El primer templo, que llevará el nombre de Hof Ásatrúarfélagsins, está previsto que abra al culto este año, diseñado por el arquitecto islandés y miembro de la asociación Magnús Jensson y se le dio una forma para que subraye una estrecha relación con la tierra, el cielo y el sol. El templo tendrá una capacidad máxima de 250 personas para ceremonias religiosas y conciertos.