El Tribunal Supremo impide ejercer la política a Puigdemont y a los diputados separatistas artífices del golpe


El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena deja en manos del Parlamento catalán la decisión de que puedan ser sustituidos "por otros integrantes de sus respectivas candidaturas".

Llarena ha llevado a cabo la suspensión política cautelar de seis diputados separatistas del Parlamento catalán, en base a su procesamiento por rebelión.

Se trata de Puigdemont y de los diputados Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Jordi Sànchez, que están en prisión provisional. 

La suspensión cautelar, que Llarena considera automática por imperativo del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, impide a los afectados por esta medida seguir delegando su voto desde los centros penitenciarios en los que se encuentran o desde su paradero en el extranjero, en el caso de Puigdemont.