En seis años las políticas de la UE han destruido 4.000 empleos nacionales en el sector de la pesca artesana en España


Se denomina pesca artesana al empleo de artes pesqueras menores usadas tradicionalmente, barcos de poca envergadura sin grandes tecnologías que realizan pequeñas capturas respetando la normativa e incluso imponiéndose estándares más estrictos y está directamente vinculada con los puntos 12º (producción y consumo responsables) y 14º (protección de la vida submarina) de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Pero la falta de acceso a las cuotas pesqueras y el carecer de subvenciones esta asfixiando el sector autogestionario.

En España hemos perdido 1.206 barcos de pesca artesana en cinco años, suponiendo esto la destrucción de más de 4.000 empleos y la pérdida de soberanía alimentaria, a más de la muerte de muchos pueblos costeros.

Además, las grandes pesqueras a diferencia de la pesca artesana están sobreexplotando el 40% de los stocks del Atlántico y el 90% del Mediterráneo, según indican las estadísticas.

El sector de la pesca sostenible queda sin voz ni voto, olvidados de las políticas pesqueras, son los últimos en opinar, en conocer los cambios de la norma y no están representados por ninguna entidad. Todas las subvenciones van a las multinacionales que arrasan nuestro mar, mientras con impuestos desorbitados el Gobierno asfixia a nuestra pesca nacional.

Ya va siendo hora de recuperar la soberanía que la UE nos robó, y ante la inacción de un Gobierno incapaz, el deber de conquistar nuestros derechos nos corresponde a nosotros.