La UE pone un pleito a Hungría por no dejar entrar a «refugiados» y hacer trámites en zonas fronterizas


El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha intentado durante años frenar la inmigración ilegal. Por ejemplo, fue el primero en construir una valla en Europa Central contra los inmigrantes.

Para la Comisión de la UE, sin embargo, ahora se han excedido todos los 'límites tolerables'. Como respuesta ahora está aumentando su presión sobre el gobierno de Budapest.

La demanda presentada ante el Tribunal Europeo de Justicia es el paso final en el llamado procedimiento de infracción, que se inició en diciembre de 2015.

La nueva ley también 'viola' la normativa de la UE

El procedimiento de asilo húngaro solo se lleva a cabo en zonas de tránsito. Solo un número limitado de personas tiene acceso a estas zonas y debe esperar 'demasiado'. Esto infringe la legislación de la UE porque no se respeta la duración máxima de cuatro semanas y no hay garantías para los más vulnerables.

Además, en junio se aprobó una nueva ley que prevé consecuencias penales para "la ayuda a la inmigración ilegal". Según la Comisión de la UE, la ley limita el derecho de los solicitantes de asilo a "comunicarse con y recibir apoyo de las organizaciones nacionales, internacionales y no gubernamentales pertinentes". Hungría tiene ahora dos meses para recurrir.