Las interferencias estadounidenses y del especulador de Soros en Macedonia para imponer un referéndum del cambio de nombre para acabar con su identidad nacional


Años de disputa por el nombre de Macedonia. Dicho nombre es más importante de lo que muchos piensan, reafirma la identidad nacional de la República de Macedonia y la defiende del irredentismo serbio que se la quiere anexionar bajo el nombre de 'Baja Serbia'. No es la primera amenaza a su soberanía que la nación ha tenido, en el siglo pasado Bulgaria protagonizo varios intentos de anexión cuando Macedonia era una república de la ya inexistente Yugoslavia.

Tampoco es la primera vez que la República de Macedonia ha tenido que ceder su identidad nacional ante el Gobierno Griego. Ya se les obligó a cambiar la bandera por figurar en esta el Sol de Vergina, elemento utilizado región griega del mismo nombre.


Tras años en vano de negociaciones entre los Gobierno griego y macedonio, ahora USAID (una especie de Embajada Estadounidense financiada por el sionismo) y la Open Society Foundations (una organización del especulador de Soros creada para interferir en los estados) están forzando en contra del deseo de los macedonios un referéndum para el cambio de nombre. Un 90% de los macedonios no quiere un referéndum y mucho menos un cambio de nombre

Comunicado de la USAID interfiriendo en el asunto interno de Macedonia del referéndum

La injerencia extranjera en Macedonia se remonta a la administración Obama, cuando en 2012, USAID / Skopje seleccionó a Soros y su fundación para administrar 2.5 millones de dólares de los contribuyentes destinados en teoría a la "construcción de la democracia" y en la práctica para propaganda política a favor del cambio de nombre de la República Macedonia. 



Esta cantidad aumentó 4.8 millones de dólares dos años más tarde, en 2014.

La Open Society Foundation de Macedonia es un socio de USAID que recluta candidatos para subvenciones de "Youth Engagement Support (YES)".

Es parte de una financiación hacía un movimiento de "compromiso cívico" con cinco años y untándoles con 9.5 millones el año pasado.

La conclusión, una alianza entre el multimillonario húngaro y los EEUU contra el interés nacional de Macedonia, esto se describe perfectamente en el sitio Web StopSoros.mk, lanzado este año por periodistas en Skopje, la capital de Macedonia.

La idea del referéndum fue impuesta -demostrando otra vez como la fundación del magnate interfiere en los estados- después de que el 12 de Junio Gjorge Ivanov, presidente de la República de Macedonia, se negará a firmar cambio de la Constitución para que el nuevo nombre de la nación fuera 'República del Norte de Macedonia'.

¿Qué gana Soros y Estados Unidos con este cambio de nombre? Muy sencillo, cuando el cambio de nombre este realizado ya no habrá impedimento alguno por parte de Grecia para que Macedonia entre en la UE y en la organización imperialista yanqui de la OTAN. La OTAN quiere que dicha nación sea miembro porque ocupa una posición geopolítica importante en la península de los Balcanes y para utilizarla también como lanzadera en sus próximas campañas para desestabilizar Oriente Medio.

De tal manera Soros y USAID velando por los intereses globalistas están haciendo una despiadada campaña pública para convencer a los macedonios de no boicotear el referéndum del cambio de nombre. En el referéndum no estará por orden de Grecia la opción de que el nombre continúe tal y como esta, así salga lo que salga se perjudicará a Macedonia haciéndola perder su identidad nacional y facilitando que caiga en manos del irredentismo de sus países vecinos.


Podéis mostrar vuestro rechazó al referéndum en las Redes Sociales bajo el hastag #Бојкотирам, que significa 'boicotear el cambio de nombre' en macedonio.