Los altos mandos de la policía ayudan a regresar a España a los marroquíes yihadistas que residían en nuestro país y se fueron a luchar con el Estado Islámico


Los Altos Mandos de la Policía están ayudando a venir a España desde Siria a familiares de yihadistas residentes en nuestro país que hace varios años se fueron para combatir por el Estado Islámico. 

En varios casos, las Fuerzas de Seguridad del Estado han financiado los 3.000 euros que tienen pagar a los guías que logran conducirlos desde las zonas de conflicto hasta la frontera de Turquía, así como el coste de los billetes de avión para regresar a Europa, según señalan a EL PAÍS fuentes oficiales de la lucha antiterrorista.

La yihad en Siria e Irak atrajo al menos 14 familias marroquíes residentes en España, viajaron a los dos países para unirse a las huestes de Estado Islámico y de Al Qaeda. Recibían primas de hasta 20.000 euros si la familia tenía al menos cuatro miembros, casa gratis y un sueldo mensual. Ellas aprendían árabe y a recitar el Corán; a ellos les integraban en una brigada y entregaban un Kaláshnikov.

La dote para las jóvenes que acudían para casarse con un muyahidín oscilaba entre las 1200 y 1400 euros. Si el esposo moría la casaban con otro para que siguiera creciendo la comunidad.

"Estamos sacando del infierno a muchas familias. No tienen recursos, dinero, ni contactos, algunos no saben ni escribir, pero sus familiares aquí nos piden ayuda y la estamos prestando por razones de humanidad" señala un alto dirigente policial a EL PAÍS.