Muere el obispo José María Setién, aquel mismo que defendió a los terroristas de ETA, promovió el separatismo en sus homilías y reconoció ser "un abertzale con sotana"


El obispo emérito de San Sebastián José María Setién ha fallecido esta madrugada en San Sebastián, tras haber sufrido un ictus el pasado domingo, han informado a EFE fuentes del Obispado de la capital guipuzcoana.

El funeral del ya muerto viejo de 90 años tendrá lugar este miércoles a mediodía en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián, fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Donostia en estado muy grave tras sufrir un ictus.

Nacido en Gipuzkoa en 1928, José María Setién Alberro fue obispo de San Sebastián entre 1979 y principios de 2000, cuando fue sustituido por Juan María Uriarte y éste, en el año 2010, por José Ignacio Munilla, actual prelado de la diócesis donostiarra.

El obispo que estuvo durante 28 años al frente de la Iglesia vasca reconoció ser "un abertzale con sotana" o un "cura de ETA". Convertía sus misas en mítines separatistas, causa que apoyo durante toda su vida.

Defendió en las homilías también el derecho de la autodeterminación y a los terroristas etarras, en consecuencia, fue el responsable de que las familias de las victimas de ETA dejarán de acudir a sus misas porque según sus propias palabras "era una persona fría e insensible".