Una mujer y una banda de negros agreden con un ladrillo a un anciano de 91 años en Los Ángeles por ser hispano


Era un 4 de Julio, Erik Mendoza (el nieto de Rodríguez) se dio cuenta de que su abuelo, de 91 años, no se encontraba en casa desde hace varias horas.

Como de costumbre, el hombre había salido a dar un paseo por su vecindario de Los Ángeles, pero todavía no había regresado. Su nieto salió a buscarlo y lo halló tirado en la calle en un terrible estado.

Rodolfo Rodríguez se había topado en su caminata con una mujer negra que iba junto a su hija. Según testigos, el hombre tropezó accidentalmente con la niña, tras lo cual la madre no dudó en tomar una brutal venganza. Tomó un ladrillo y golpeó al anciano en la cabeza, mientras le gritaba "¡Regresa a tu país!".

Instantes después, un grupo de jóvenes negros amigos de la madre se acercaron y acusaron al anciano de intentar secuestrar a la menor, por lo que se sumó a la golpiza, pateándolo en el suelo y pisándole la cabeza. Mientras, Rodríguez suplicaba: "¿Por qué? ¿Por qué me están pegando? Por favor, váyanse".

"Fue terrible, terrible, terrible. Tenía mucha sangre en la cabeza y en la cara. Parecía que su boca y sus dientes estaban rotos", describieron testigos.

Igual esos yanquis se deberían preguntar porque el nombre de su ciudad esta en español, quizá si estudiarán un poco de historia verían que los únicos que sobran ahí son ellos y que la HISPANIDAD estaba en esas tierras mucho antes de que ni siquiera ellos llegaran.

Todo nuestro apoyo a Rodolfo Rodríguez.