Confirman que la muerte de un obrero en Murcia por un golpe de calor se podría haber evitado si los empresarios hubieran cumplido la Ley de Prevención de Riesgos Laborales


El obrero trasladado el pasado martes a un Hospital de Murcia tras sufrir un golpe de calor cuando estaba trabajando en la autovía del bancal ha muerto este miércoles.

El operario, que tenía 48 años de edad, se encontraba trabajando bajo unas temperaturas próximas a los cuarenta grados cuando sufrió un desvanecimiento a las 18:14 de la tarde por los efectos adversos del calor. Inmediatamente fue trasladado a la UCI del Hospital Reina Sofía donde llegó en estado inconsciente.

José Cánovas, responsable del área de Salud Laboral de un sindicato, afirma a eldiario.es que "sospechosamente se ha llevado el caso a un hospital para que se considerase como 'contigencia común' y la empresa no ha informado a la autoridad laboral para que estudie e investigue el golpe de calor".

Según el sindicalista, la muerte de este obrero es consecuencia de infringir la Ley de Prevención de Riesgos Laborales: "Los empresarios de Murcia llevan veinte años negándose a que se organice la jornada laboral entre los meses de julio y agosto para que se pueda terminar la jornada a unas horas en la que se puedan prevenir este tipo de accidentes".

Cánovas afirma que la Ley plantea que cuando haya un riesgo se paralice la actividad "pero las empresas se encargan de que no haya en la obra representantes legales de los trabajadores para que no puedan parar la actividad y la inspección de trabajo no visita las obras para cerciorarse de que se cumpla la Ley. Es un delito que este hombre estuviera trabajando bajo esas condiciones".