La historia de las víctimas de los sangrientos atentados del 17 de Agosto que conmocionaron a Cataluña y a toda la opinión pública


Estas son las víctimas de los sangrientos atentados del 17 de Agosto que conmocionaron a Cataluña y a toda la opinión pública. No os olvidamos.

Francisco López y el pequeño Xavi Martínez, de tan sólo 3 años.
Francisco era tornero fresador, vecino de Rubí.

Francisco empujaba la silleta de Xavi, el niño, por desgracia, este falleció al volcarse su silleta.

El niño Julián Cadman, de  sólo 7 años, con doble nacionalidad británica y australiana. Su abuelo hizo un desesperado llamamiento por Internet, que movilizó a las redes sociales.

Pepita Codina, de 75 años.
Vivía en Sant Hipòlit de Voltregà (Osona) y había venido de compras con su hija. Fue trasladada con vida al Hospital del Mar, pero falleció.

Ana María Suárez. 67 años.
Falleció al ser atropellada por él Audi de los cinco terroristas.
Estaban paseando tras una cena de celebración del cumpleaños de su marido, Roque Oriol.
Ana María había superado recientemente un cáncer.

Pau Pérez. 34 años.
Asesinado a puñaladas por un terrorista que utilizó su coche para huir.
Ingeniero electrónico, vivía  en Vilafranca del Penedès y trabajaba en Barcelona. Era muy solidario y había ido como cooperante a Haití.

Silvina Alejandra Pereyra, 40 años. Hispano-argentina.
Sus padres eran bolivianos.
Llevaba diez años en Barcelona. Trabajaba en el Mercat de la Boquería.
Era amable y siempre dispuesta a ayudar.

Bruno Gulotta. Italiano, 35 años.
Vivía en Legnano, cerca de Milán. Trabajaba en Tom's Hardware. Paseaba por Las Ramblas con su esposa, Martina, y sus dos hijos: Alessandro, de 6 y Aria, de 7 meses.
Protegió con su cuerpo a su hijo de la embestida de la furgoneta y murió.

Lucha Russo. Italiano, 25 años.
Nacido en Bassano del Grappa (Véneto).
Ingeniero energético, trabajaba en una empresa de refrigeración.
Su novia, Marta Scomazzon declaró: "Caminábamos juntos cuando apareció la furgoneta. Caí al suelo y no lo volví a ver".

Elke Vanbockrijck. Belga, 44 años.
Nacida en Tongeren.
Era cajera del banco Bank van de Post.
Paseaban juntos cuando el padre y los hijos la perdieron de vista entre la multitud.
Luego supieron que había fallecido.

Carmen Lopardo. Italo-argentina. 80 años.
Nacida en Sasso di Castalda. Con cinco años llegó a Argentina en 1950.
Estaba en Barcelona como turista para huir del invierno.

Jared Tucker. Estadounidense, 42 años.
El y su esposa Heidi se casaron hace un año, estaban de viaje de novios, habían estado en París y Venecia. Ella estaba comprando souvenirs y fue lanzada al interior del quiosco. Él fue atropellado.

Ian Moore Wilson. Canadiense.
"Era un amoroso esposo, padre, hermano y abuelo", escribió su hija Fiona Wilson, sargento de policía de Vancouver. Estaba de vacaciones con su mujer, su yerno y su nieto.

María de Lurdes Ribeiro, de 74 años y su nieta, María Correia.
Ambas eran portuguesas.
Habían viajado hasta Barcelona para celebrar el cumpleaños de la abuela.
Era un viaje de ocho días que empezaba el día del terrible atentado.