La precariedad y la falta de seguridad laboral acaba en menos de 24 horas con la vida de dos personas que trabajaban en Gasteiz (País Vasco)


En menos de 24 horas dos personas que trabajaban en Gasteiz (País Vasco) han fallecido: un empleado de Michelín y otra de Correos. Esta última estaba trabajando a la hora del accidente, con un contrato eventual de solo un mes.

El primero, murió en un accidente laboral el martes, tenía 43 años. El trabajador  de la fábrica quedó atrapado entre una plataforma elevadora y una valla. La muerte se podía haber evitado si "la empresa hubiera escuchado las denuncias de falta de seguridad que sus trabajadores hacían".


La mayor parte de la plantilla de Michelin-Vitoria secunda este jueves un paro de 24 horas para denunciar el fallecimiento de un trabajador en accidente laboral y reclamar medidas de prevención para que no vuelva a ocurrir, según informa el Comité de Empresa.

La segunda muerte laboral ha sido a causa de la precariedad. La mujer de 30 años falleció en un accidente de tráfico registrado el mediodía del día 28 en Gasteiz al colisionar la motocicleta en la que viajaba contra una furgoneta. En un principio, la Policía Local hizo eco de la noticia como si se tratara de un accidente más. Sin embargo, se trata de un accidente laboral: la mujer estaba trabajando para Correos.

Según ha sabido el medio vasco 'Hala Bedi', la mujer estaba trabajando a la hora del accidente. Tenía un contrato eventual para un solo mes.

Riesgos que no se atienden
En un comunicado, ELA ha denunciado las condiciones de trabajo de todas las personas empleadas de Correos. "Los carteros están expuestos a riesgos que no se atienden adecuadamente por parte de la empresa. En el caso de las trabajadores que realizan los repartos en moto, además del peligro inherente a la circulación viaria, el riesgo se acentúa en días calurosos como el de ayer, en el que se superaron los 30º, al estar expuestas a golpes de calor".

"Las empresas, y Correos en este caso, tienen la obligación de informar de dichos riesgos y dar las instrucciones y la formación necesarias sobre las medidas que deban adoptarse en caso de peligro, además de especificar y regular la paralización del trabajo ante situaciones de riesgo grave". Denuncian también la supresión del período de dos días de adecuación al puesto de trabajo que se realizaba anteriormente de la mano del titular del puesto, así como la inexistencia de cursos de formación y acogida específicos, entre otras carencias.