Puigdemont y su abogado han manipulado documentos para poner en aprietos a Llarena


Uno de las bases de la denuncia presentada en Bélgica por Puigdemont y sus ex consellers contra el juez español que instruye la causa del Golpe de Estado Separatista, Pablo Llarena, es una tergiversación aposta aprovechando una "traducción errónea" del castellano al francés.

El documento sustituye un condicional por una afirmación, lo que implicaría que el magistrado vulneró su 'derecho a la presunción de inocencia'. En la demanda traducen "si es que ha sido así" que pronunció el juez respecto a la comisión de delitos por un "sí, así ha sucedido".

Fue idea del abogado de Puigdemont lo de traducir aposta erróneamente una querella para perjudicar a Llarena

El letrado del golpista es, Gonzalo Boye, ese mismo que en sus tiempos mozos fue condenado a prisión por el secuestro de Emiliano Revilla que realizó junto a sus colegas terroristas de ETA.