Condenan por 'crímenes de guerra' a un terrorista que vivía tan tranquilamente en Alemania con la condición de "refugiado"


En la Guerra de Siria, un hombre con el nombre de lucha "Padre del lobo" propagaba el miedo y el terror por la población.

Ahora se ha descubierto que dicho terrorista de 43 años esta instalado en Alemania. Residía ahí como solicitante de asilo. Pero una de sus víctimas lo reconoció nuevamente y lo denunció.

El sirio de 43 años ha sido condenado a cadena perpetua en Düsseldorf como criminal de guerra. Fue responsable de crímenes de guerra en forma de tortura y asesinato, así como secuestros, dijo el juez presidente Frank Schreiber. Además, el Tribunal Regional Superior (OLG) notó la severidad particular de la condena. La sentencia de Ibrahim A. aún no es definitiva.

En la condena del tribunal,  se afirma que el acusado comandó una milicia armada temporal de al menos 150 miembros en Alepo. Esta milicia pertenecía a un grupo que participó bajo el paraguas del autodenominado Ejército Libre Sirio (ASF) a más tardar en el verano de 2012 en la lucha armada contra las tropas del gobernante sirio Bashar al-Assad. Bajo su nombre de lucha Abu Dhib ("padre del lobo") había ejercido un cruel reino de terror.

Como comandante, abusó de las áreas ilegales de la guerra civil y su control de facto sobre partes de Alepo "para el enriquecimiento personal delictivo" mediante el saqueo, entre otras cosas. También secuestró, capturó y torturó a personas o hizo que su milicia abusara de mujeres.