El chantaje de los partidos separatistas a Sánchez obliga a dar 1.500 millones de euros más a la Generalitat de Torra para Mossos e infraestructuras


El consejero catalán de Economía anunció ayer un acuerdo con el Ministerio de Hacienda por el que el Estado pagará a la Generalitat en los próximos cuatro años un total de cerca de 1.500 millones de euros más para inversiones e infraestructuras (759 millones) y para financiar a los Mossos d’Esquadra (700 millones).

De la primera cantidad, Hacienda se compromete a incluir ya 200 millones a través de los Presupuestos del Estado de 2019. Además, el Gobierno aprobará en Consejo de Ministros la autorización a la Generalitat para que pueda refinanciar deuda a corto plazo y convertirla en deuda a largo plazo por importe de 2.763 millones de euros.

El Consejero tras salirse con la suya en su extorsión, subrayó con todo el morro en una rueda de prensa posterior que estos acuerdos no eliminan la reclamación de cuestiones de “fondo” de la Generalitat, como la celebración de un referéndum de independencia. “Son dos vías que avanzan en paralelo pero una no sustituye a la otra”, ha dicho.

Dicha humillación de los partidos separatistas al estado se ha podido producir ya que Sánchez necesita sus votos para gobernar y poder sacar los PGE adelante.

El acuerdo para colmo provocó reacciones negativas en el sector separatista como la de la dirigente de la CUP, Mireya Boya que dichos privilegios neofeudalistas no le parecían suficientes.

El consejero insistió en que los cerca de 1.500 millones comprometidos corresponden a los casi 8.000 que el Estado adeuda a Cataluña, según la Generalitat.