El Papa Francisco hace juego al imperialismo pidiendo que no se realice la ofensiva en Idlib


El Papa Francisco, ante la inminente ofensiva en Idlib del Ejército Sirio contra los terroristas, hace juego al imperialismo pidiendo de manera sutil que no se realice la ofensiva aclamando al "diálogo y la negociación".

Parece que a Su Santidad se le olvida que el Gobierno Sirio está pidiendo desde hace meses que lo que queda de los terroristas del ISIS y otros grupos terroristas en el país se rindan ya que la guerra contra la militancia apoyada por los extranjeros en el país está «cerca de su fin».

La aviación siria lleva meses arrojando panfletos en la provincia que les advertían que depongan las armas y acepten el gobierno.
«La guerra está llegando a su fin, te pedimos que te unas a las reconciliaciones locales, como lo hizo mucha gente en Siria», rezaban los folletos, que llevaban el sello del ejército.

«Su cooperación con el Ejército Árabe de Siria lo liberará del gobierno de militantes y terroristas, y le preservará la vida a usted y a sus familias», declararon los folletos.

Después de purgar a terroristas de la mayor parte del país y lograr varias victorias revolucionarias, el gobierno del presidente Bashar al-Assad ha estado tratando de negociar acuerdos de evacuación con terroristas para salvar vidas civiles.

Los acuerdos otorgan amnistía a los militantes anti Assad que están dispuestos a vivir bajo el dominio estatal nuevamente, siempre que no se presenten demandas privadas contra ellos.
Damasco ha estado interesado en lograr un acuerdo similar con Idlib, que se encuentra en la frontera con Turquía y es uno de los últimos baluartes terroristas importantes en Siria. Pero en Idlib, los terroristas se han negado.