Feministas en el metro tiran lejía en la ingle a los hombres que abren mucho las piernas


Anna Dovgaliuk es la joven rusa que lucha contra el "manspreading", la costumbre de muchos hombres (y mujeres) de sentarse en el transporte público con las piernas muy separadas, "ocupando parte del asiento y el espacio personal de otros pasajeros".

Dovgaliuk explicó que muchas feministas luchan en todo el mundo contra este mal hábito, y ella decidió plantearlo en su país, donde hasta ahora no había comenzado el debate.

"Para mí es muy importante LLAMAR LA ATENCIÓN de las personas hacia este tema, para provocar una discusión y, en consecuencia, la creación de normas legislativas que penalicen el 'manspreading', porque se trata de una falta de respeto público hacia las mujeres y niños y es una vergüenza para la sociedad", afirmó en su video.

¿Qué hicieron esta activista y otras compañeras de la campaña? Le tiraron agua con lavandina en la entrepierna a los hombres que estaban sentados con las piernas muy abiertas en el metro de San Petersburgo.

La información del video destaca que le tiraron líquido a más de 70 hombres, a los que acusaron de "machistas" por su actitud en el transporte público. La activista además adelantó que replicarán la campaña en Moscú y Kazán.