Italia inicia el desmantelamiento de un campamento romaní establecido en la ciudad de Pisa


Ayer, las escavadoras Ruspa por orden del Gobierno Italiano iniciaron el desmantelamiento de un campamento romaní establecido en la ciudad de Pisa alegando que este era un "foco de delincuencia, drogas e infecciones".

De momento, según informan las autoridades italianas, "solo han sido retirado los cobertizos y ya se esta trabajando para que el campamento se despeje por completo en unos pocos meses".

Dicha acción se produce en un momento que el pueblo gitano de Italia se encuentra dividido entre los hostiles al nuevo Gobierno, los que les es indiferente y los que están a favor de él.

Se calcula que hay unos 130.000 gitanos en Italia, de los cuales aproximadamente la mitad son ciudadanos italianos. Muchos viven en asentamientos similares al de Pisa y algunos ya están hartos y alegan que quieren el fin de esa situación mediante casas dignas.

Los contrarios al censo de la comunidad gitana que Salvini propuso alegan la idea de racista. La parte minoritaria de la comunidad gitana que no está en contra, alega, según declararon a medios españoles como eldiario.es, que "hay muchos delincuentes dentro de la comunidad romaní, en este campamento y en toda Italia. Este campamento solía ser mejor, ahora es asqueroso y hay mucha mala gente por aquí", mostrándose esta parte a favor del censo para la expulsión de los romanís ilegales.