La precariedad en España en menos de tres días se lleva la vida de tres trabajadores


Un trabajador de 40 años murió este jueves al caer desde una altura de doce metros desde la cubierta de un almacén en la localidad valenciana de Silla que estaba reparando.

El aviso se recibió a las 12.37 horas de este jueves alertando de un accidente laboral en un almacén de una empresa de alimentación de Silla, donde acudió una unidad del SAMU cuyo equipo médico hizo maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada al trabajador, pero no hubo respuesta.

Fuentes de Consum indicaron que el accidente tuvo lugar en un almacén de la cooperativa donde se están realizando labores de mantenimiento por parte de una empresa externa.


Los Mossos recibieron también ese mismo jueves, 27 de septiembre, el aviso de que un hombre había sufrido un accidente laboral mientras trabajaba en la rehabilitación de una vivienda en la localidad de Terrassa.

Los hechos ocurrieron a eso de las 11.30 de la mañana en un edificio de la Rambla de Egara de la localidad. El hombre estaba trabajando en el techo de una vivienda que se encontraba en rehabilitación cuando todo apunta a que el techo cedió y el hombre habría caído desde varios metros.

Los servicios de emergencias se trasladaron al lugar del accidente y evacuaron al herido aún con vida al hospital donde murió horas más tarde. La víctima era un hombre de 47 años vecino de Calafell (Tarragona).

La Unidad de Investigación de la comisaría de Terrassa ha abierto una investigación y ha puesto los hechos en conocimiento del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Terrassa y del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias.


Un hombre de 61 años falleció poco después de las 15:00 horas del sábado tras quedar atrapado por un toro mecánico mientras trabajaba en una fábrica dedicada a la venta de piensos para animales en Manzanares, Ciudad Real.

La nave se encuentra en la calle Goya de la localidad ciudarealeña y hasta allí se ha desplazado efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y una UVI móvil que no pudo hacer nada por salvar la vida del trabajador.