La sociedad leonesa se alza contra Vestas: la empresa extranjera que vivía de las ayudas sociales, tributaba en Dinamarca y despedirá a su plantilla


La empresa eólica Vestas se trasladó a España para parasitar todas las subvenciones posibles, al haber recibido en total 14 millones de euros en subvenciones, la empresa que tributaba en Dinamarca decidió que ya nada le ataba con nuestra patria y anunció el cierre de su planta en Villadangos del Páramo (León) y el despido de más de 400 empleados.

Al igual que las sanguijuelas, una vez absorbida la sangre del organismo, lo abandonan. Esto es Vestas para España y para León.

Varios colectivos ya han exigido la inmediata expropiación de toda la empresa en España, por antinacional y desleal, al quedar demostrado de forma vehemente que le resulta irrelevante destruir el tejido productivo de nuestra patria. Por indecente y antisocial, al haberse lucrado de 2.000 trabajadores (directa e indirectamente), y que tras comprobar sus financieros la pérdida del 10% de beneficio (al acabarse las subvenciones), dejan tiradas a 2.000 familias.

La sociedad leonesa reaccionó apoyando en diversas manifestaciones que se han acontecido estos días a los trabajadores afectados y pidiendo que las autoridades reaccionen y no permitan el cierre de la fábrica.



Los afectados por el ERE, están acampados frente a la fábrica en un gesto reivindicativo y ahí están recibiendo el apoyo de la sociedad leonesa.




León es una provincia envejecida, de la cual huyen los jóvenes al verse sin futuro alguno salvo en el sector de la hostelería.

Este hecho supone la explosión de un torpedo en la línea de flotación de la ya malograda demografía. Estas deslocalizaciones son de un impacto de tal calibre que todos vamos a notar.