Los 'progres' de toda Europa inician una cruzada contra los comunistas húngaros por criticar la interferencia de la Unión Europea en el tema de la inmigración


Los 'progres' de toda Europa como el Partido Comunista Portugués están cargando esta semana con rabia contra el 'Partido Obrero Húngaro' -de ideología comunista- por considerar el informe Sargentini una "sarta de mentiras" y criticar que el Parlamento Europeo se inmiscuyese en los asuntos húngaros y aún más tratándose de temas migratorios.

También les reprochan el haber defendido junto al presidente húngaro Orbán la soberanía nacional del país y la crítica que el partido emitió contra el Partido Socialista Húngaro por haberse puesto del lado de la UE.

En la crítica de los comunistas húngaros se dice: "El Partido Socialista tenía varias opciones: votar a favor del informe Sargentini, no votarlo, abstenerse, no presentarse. Y han elegido la más idiota. Ha aceptado que el informe es verdad, cuando no es más que una sarta de mentiras".