Torra impone un control total a los medios privados y les obliga a usar su programación


La Generalitat impondrá un férreo control a los medios de comunicación privados en Cataluña para supervisar la emisión de contenidos en catalán e, incluso, de música catalana.

El Diario Oficial de la Generalitat (DOG) recoge esta semana la instrucción general del Consejo del Audiovisual de Cataluña sobre la presencia de la lengua y la cultura catalana y del aranés en los medios de comunicación audiovisual, que actualiza la de 2007, suspendida en su mayor parte por el TSJC. Entre los artículos anulados por la Justicia figuraban expresamente los referidos al citado control a medios de titularidad pública y privada.

La instrucción que de nuevo se reedita, establece que “los prestadores de servicios de radio de gestión privada deberán garantizar que, como mínimo, el 50% del tiempo de emisión sea en lengua catalana”. Además, “deberán garantizar que en la programación de música cantada haya una presencia adecuada de canciones producidas por artistas catalanes y que, como mínimo, el 25% sean canciones interpretadas en lengua catalana o en aranés”.

En el caso de las televisiones privadas, se les obliga específicamente a “dedicar el 51% del tiempo de reserva destinado a la difusión de obras audiovisuales europeas a la emisión de obras de expresión originaria en cualquier lengua oficial de Cataluña” asegurando que “como mínimo, el 50% de estas obras sean en lengua catalana”. Además, deben garantizar que “en la programación de música cantada haya una presencia adecuada de canciones producidas por artistas catalanes y que, como mínimo, el 25% sean canciones interpretadas en lengua catalana o en aranés”. Obligaciones, todas ellas, recogidas en el artículo 3 de la instrucción de 2007 y que fue suspendido  en aquel entonces por la Justicia.

El incumplimiento de dichas obligaciones dará lugar a un proceso sancionador por parte del Consejo del Audiovisual de Cataluña, al que los operadores deben entregar cada temporada una “declaración responsable” sobre “el cumplimiento del porcentaje de programación en lengua catalana y aranesa y sobre el cumplimiento del porcentaje de música cantada en catalán y en aranés”.