Una universidad sueca acusa a un Profesor de intolerancia por decir que los hombres y las mujeres son "biológicamente diferentes"


Una universidad sueca está investigando a un profesor por "antifeminismo" y "transfobia" después de que dijese que hay diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Se lo exhorta a retractarse en público de sus comentarios, cosa a la cual de negó.

El profesor, Germund Hesslow, que trabaja en neurofisiología en la Universidad de Lund, fue acusado por una estudiante, y él se ha negado a dar marcha atrás.



Durante su curso sobre "Patrimonio y Medio Ambiente" en la institución académica, Hesslow citó la investigación empírica que apoya la idea de que existen diferencias entre hombres y mujeres que están "biológicamente fundadas" y por lo tanto los géneros no pueden considerarse como "constructos sociales solos".

La demandante sugirió que los comentarios de Hesslow estaban en desacuerdo con la "base de valores" suecos, un concepto que exige que todas las escuelas en Suecia se adhieran a una política ética adoctrinadora común, que incluye valores como" el igualitarismo, la libertad individual y la igualdad de los sexos".

En una entrevista a RT, Hesslow dijo que algunos estudiantes, "por razones ideológicas", no les gusta escuchar ciertos hechos científicos sobre las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Dijo que los comentarios que motivaron la queja ni siquiera eran necesariamente parte del material de su curso, sino que eran respuestas a las preguntas de los estudiantes durante el curso de la conferencia.

"Si respondes esa pregunta, estás bajo una fuerte presión de tiempo, tienes que ser extremadamente breve, y utilicé palabras que creo que eran completamente inofensivas", dijo Hesslow.

Fue convocado a una reunión por Christer Larsson, el presidente de la junta del programa de educación médica, después de que una estudiante se quejara de que el profesor había expresado su "agenda personal antifeminista", informó Academic Rights Watch.

La universidad le pidió a Hesslow que se "distanciara" de dos comentarios específicos; que las mujeres homosexuales tienen una "orientación sexual masculina" y que si la transexualidad es una orientación sexual es "una cuestión de definición". El profesor se negó a retractarse de los comentarios y dijo que ya había "hecho lo suficiente" para "explicar y defender" su elección de palabras.

En su respuesta, Hesslow también rechazó la noción de que tenía una "agenda política" y dijo que su única agenda era dejar que los hechos científicos, no la nueva sabiduría convencional, guiaran los procedimientos universitarios. "La ideología, la política y los prejuicios forman la perspectiva convencional, no la ciencia", dijo.

Al preguntársele si creía que el incidente había sido un "malentendido" o parte de un patrón más amplio, Hesslow dijo a RT que creía que el estudiante en cuestión era simplemente "alguien a quien le disgusta la conferencia y está tratando de encontrar varios pretextos para atacarla".

Hesslow también dijo a RT que el rector de la universidad había ordenado una "investigación completa" del caso y dijo que "hubo discusiones sobre tratar de detener la conferencia o deshacerse de mí, o que alguien más diera la conferencia o no se diese".

"También sugirió que la universidad podría usar su edad como un pretexto "para sacarlo del curso, porque ya ha pasado la edad de jubilación".