Youtube censura canales oficiales de la Gobernación Siria además de importantes medios de Damasco


YouTube, ha cerrado varias cuentas de Siria el pasado sábado en un intento por imponer apagones a los medios del estado sirio y sus fuerzas aliadas.

Entre las cuentas removidas están las del Ministerio de Defensa sirio, la Agencia de Noticias SANA y la presidencia siria. Las cuentas se han cancelado debido a "infracciones a los términos de servicio y reclamos legales de la plataforma", como se lee en un mensaje de error al intentar acceder a las páginas.

Sama TV, ubicada en Damasco, también se encuentra entre las cuentas que se han eliminado, y el enlace a su canal emitía un mensaje de error que decía "Esta página no está disponible. Lo siento por eso. Intenta buscar algo más".

Algunas fuentes de noticias, incluida la británica Al-Araby al-Jadeed (The New Arab), atribuyeron el cierre a un informe de TomoNews, una tienda taiwanesa que produce cortos, altamente sensacionalistas y, a menudo extraños, clips CGI de tabloides y noticias.

El artículo acusaba a varios de los canales sirios de generar ingresos publicitarios vinculados a la agencia responsable de operar medios estatales en Siria.

El Tesoro de EEUU Identificó a la agencia como sujeta a sanciones en 2012, de conformidad con una orden ejecutiva de 2011 que prohíbe a los ciudadanos de los EE. UU. "Involucrarse en negocios" con cualquier entidad "estatal siria".

Sin embargo, parece más probable que la respuesta de EEUU sea por su pérdida de poder en la guerra siria y en un intento desesperado por ganar la guerra de la información mediante los medios y la tecnología.

La terminación se produjo cuando Siria se encuentra preparando una de las últimas campañas para liberar a Idlib, destruir equipos y bases militares rebeldes e incurrir en grandes pérdidas por parte de los terroristas.

Un día antes, SANA informó sobre la colaboración entre los militantes del Partido Islámico de Turkistán (TIP) y Hayat Tahrir al-Sham (HTS) y los Cascos Blancos para identificar ubicaciones clave, donde se envió gas sarín y cloro, para lanzar un potencial ataque de armas químicas.