Alcoa, la empresa extranjera que cerrará dos plantas en España y despedirá a 686 empleados, recibió más de 1.000 millones de euros por parte del Gobierno


Alcoa ha recibido en los últimos años cientos de millones de euros en ayudas pagadas por los consumidores españoles de electricidad a través de sus facturas.

De hecho, la aluminera estadounidense es la principal beneficiaria de las subastas de interrumpibilidad convocadas por Red Eléctrica de España, una puja por la que se adjudica una cantidad determinada de megavatios que el operador del sistema puede desconectar en un momento dado.

Hasta este año, en que se produjo una reforma, se trataba de una ayuda encubierta a la industria electrointensiva.

Así, consultores de energía estiman que la compañía ha recibido una media de 100 millones de euros cada año. Pese a ello, la empresa ha decidido despedir a los casi 700 trabajadores de las plantas de Avilés y Coruña.

En la subasta extraordinaria de 2014 la empresa recibió de financiación estatal 142 millones. 2015 (121 millones). En 2016 (125 millones). En 2017 (150 millones). En 2018 (92 millones).

Este mes la empresa ha anunciado que cerrará sus dos plantas en España y despedirá a los 686 empleados.

Como cortinas de humo para el cierre, la compañía extranjera aduce factores estructurales como "la menor capacidad productiva" y el "retraso tecnológico", además de la "sobrecapacidad de producción en China" y el "coste de la materia prima".