Cientos de personas arropan a los trabajadores de la fábrica de San Balandrán al grito de "¡Alcoa no se cierra!"


Cientos de personas han arropado a los trabajadores de la fábrica de Alcoa en San Balandrán en una concentración que se ha desarrollado entre el mediodía y la una de la tarde.

Avilesinos, vecinos de la comarca, jóvenes, la ciudadanía en general ha acudido al corazón de Avilés para dar su apoyo a los trabajadores al grito de "¡Alcoa no se cierra!".

La plantilla tacha de "falta de respeto a los trabajadores que durante muchos años han contribuido al desarrollo de la compañía" que la multinacional no abra la posibilidad de una posible venta.

"Es una falta de respeto hacia nosotros, hacia la comunidad en la que está asentada la planta (que ha recibido muchas ayudas) y es una falta de respeto enorme al Gobierno español. Alcoa se tiene que sentar a la mesa con la voluntad de hablar y negociar, no actuar como si fueran los dueños de un casino marcando las reglas del juego", ha añadido en un comunicado el presidente del comité de empresa.