El partido de izquierdas Die Linke repunta en Alemania como 1ª fuerza política tras posicionarse contrario a la inmigración y dejar atrás su catetismo 'progre' multicultural


El partido de izquierdas Die Linke, contrario a la inmigración, repunta en Alemania como 1ª fuerza política con un 22% de los votos después de dejar atrás su catetismo 'progre' multicultural con su nueva iniciativa Aufstehen (Levántate), de Sahra Wagenknecht, para contrarrestar a la extrema derecha.

"Una frontera abierta a todos es ingenua, sobre todo no es una política izquierdista (...) el dinero gastado en solicitantes de asilo podría haber ayudado a muchos más pobres de Alemania", explica Wagenknecht.

La misión del movimiento es "ejercer cierta presión" sobre otros partidos de izquierda para presionarlos a adoptar "una política de migración diferente".

Ella quiere terminar con la "buena conciencia zurda en la cultura de la hospitalidad y estas elites que viven lejos de las familias pobres que luchan por defender su pedazo de pan".

Su iniciativa desde el inicio fue mal recibida por uno de los partidos gobernantes de Alemania, el Partido Social Demócrata (SPD).

"Sahra Wagenknecht sueña con una izquierda populista en Alemania", dijo Thomas Oppermann, presidente del grupo parlamentario del SPD, quien la acusa de montar a los pobres y los refugiados unos contra otros.