La ONU acusa a Francia de "violar la libertad religiosa" por prohibir el velo integral e insta al país a derogar las medidas de control


El Comité de Derechos Humanos de la ONU ha acusado a Francia de violar la libertad religiosa de dos mujeres por prohibir el uso del niqab y ha instado a las autoridades galas a derogar las medidas de control impuestas sobre el velo integral islámico.

El Comité ha deliberado sobre el caso concreto de dos mujeres que habían planteado quejas similares en 2016, en relación a sendas condenas dictadas en 2012 por ocultar el rostro en un lugar público. La Justicia aplicó entonces una ley de 2010 que teóricamente impide este tipo de ocultación, también mediante prendas como el burka o el niqab.

Para el Comité, la ley gala perjudica de forma «desproporcionada» a las denunciantes, que vieron limitado su «derecho a manifestar la creencia religiosa«.

El órgano no admite por tanto los argumentos de las autoridades francesas, que consideran que la prohibición del velo integral es una medida necesaria y proporcionada desde el punto de vista de seguridad, a pesar de que sí reconoce que en «circunstancias específicas» se puede solicitar su retirada por razones de identificación.

Francia tiene ahora 6 meses para informar al Comité de las posibles medidas que vaya adoptar para poner en prácticas las conclusiones de los expertos, lo que pasa también por compensar a las dos denunciantes e impedir «violaciones similares» en el futuro.